Procesión del Corpus de Xàtiva

19 de Junio

En el mes de junio tiene lugar la procesión del Corpus. Solemne pero a la vez muy llamativa, pues cuenta con numerosos elementos de cultura popular, la mayoría con su propia danza. Desde sus orígenes combina una parte profana con la religiosa.

Documentada en el siglo XIV, es una de las más antiguas de la Comunidad Valenciana. A partir de la década de 1980 se inició la recuperación de esta procesión, camino que ha llevado a su actual esplendor. Alumnos de las escuelas se preparan durante semanas para ejecutar las danzas. Entre ellas las de los gigantes y cabezudos, los labradores, els arquets, els cavallets, la magrana o la característica Moma, que representa la lucha de la virtud contra el pecado. En la parte religiosa, desfilan numerosos personajes que representan escenas bíblicas. Otro elemento significativo es la enramada, en la que antes del paso de la procesión los vecinos esparcen por la calle plantas aromáticas, a modo de alfombra vegetal.


La Festividad del Corpus en Xàtiva:

La Iglesia celebra el Corpus Christi en honor al Santísimo Sacramento presente en la Eucaristía, el segundo jueves después de Pentecostés. En Xàtiva al igual que otras poblaciones, en sus inicios, datados en el siglo XIV, costaba de un elemento pagano que desfilaba al día anterior, miércoles, conocido como la cabalgata de La Degolla, llamada también del Convit por cuanto que anunciaba e invitaba a la festividad de la jornada siguiente, e incluso en algunos textos se le da el nombre de cabalgata dels Cavallets, por desfilar en ella este grupo de danzas. El otro elemento era el cristiano, donde abundaban los personajes del Antiguo Testamento, junto al clero, la custodia y las autoridades.

Roberto de Torete, Obispo de la Iglesia de Lieja, inició en 1246 esta celebración, estando en el mismo lugar, de Archidiácono, Jaime Jacobo Pantaleón de Troyes, que después sería Papa con el nombre de Urbano IV, el cual instituyó la Festividad del Corpus Christi con el fin de conmemorar el Sacramento de la Eucaristía a través de la Bula Transiturus que años más tarde es impulsada por Clemente V; aún así hasta el año 1316 no se celebraría la primera Procesión del Corpus, hecho que tuvo lugar en Avignon, auspiciada por el Papa Juan XXII. La ciudad de Valencia organiza su primera procesión del Corpus, el jueves 3 de junio de 1355.

Los estudios e investigaciones realizados hasta la fecha por personas preocupadas en la recuperación de las costumbres y tradiciones de Xàtiva, como Ventura Pascual, Agustí Ventura, Sebastià Garrido y Mariano González, apuntan a que el Corpus en nuestra ciudad tuvo sus inicios en el siglo XIV, consiguiendo su mayor esplendor en el XVII y XVIII, realizándose a semejanza, en cuanto a fasto y composición, del que se hacía en Valencia, pues prácticamente lo conformaban los mismos personajes, cofradías, misterios y danzas que procesionaban en aquel.

En 1333 se redactan inicialmente las Ordinaciones (conjunto de reglas) de la Cofradía de Nuestro Señor Jesucristo y la Vera Cruz de Xàtiva, que tenía su sede en el Convento de Santo Domingo; éstas nos llegan a través de un documento que las amplía, fechado el 25 de octubre de 1381, reseñando su capítulo XXXI: Que a reverencia de Jhesuchrist sots lo qual la cofraria és intitulada, los confrares e confraresses acompanyen lo cors preciós de Jhesuchrist a la professó ab sos ciris en les mans lo dia de Corpore Chisti et que sien portats davant aquell quatre o sis brandons (tizones) enceses e aquell dia sien proveïts de dinar tretze pobres a honor de Jhesuchrist... De momento esta fecha es considerada como la más antigua donde se da constancia de la celebración del Corpus en Xàtiva.

En 1406 ya aparecen consignados en la administración municipal los gastos que origina esta procesión.

Es en el año 1512 cuando se regula, a través de una Crida, en qué lugares del recorrido de la procesión o calles de vuelta y cuantas veces en el transcurso de ésta, se bailarían las danzas y representarían los Misterios que la componían. En 1514 se firma una Concordia entre el Ayuntamiento y el Convento de Santo Domingo referente a la denominada Casa de las Rocas, lugar donde se depositaban los carros y otros elementos, que salían en la procesión para representación de los Misterios, situado donde posteriormente fue parque de bomberos. De 1519 son las primeras normas que regulan los vestidos que deben llevar aquellos figurantes que representen los Misterios. Avanzado ya el siglo XVI es cuando entran a formar parte de la procesión los gigantes y cabezudos.

Del siglo XVIII se conservan relaciones donde constan las danzas denominadas dels Cavallets y dels Pastorets. En 1720 hubo en la procesión danzas, disparo de fuegos, campanas, música, misa con sermón y olorosa enramada; cuatro religiosos procesionaron a la Virgen de la Seo, ocho sacerdotes la Custodia y otros clérigos los santos de plata recientemente restaurados; San José, Santo Tomás de Aquino, la Virgen de la Merced y otras andas fueron sacadas por sus devotos, llevando el sacristán de San Felix la Cruz de las comunidades. Ese año pagó el Ayuntamiento por la fiesta 87 libras más otras 147 en cera.

En 1729 pagó el Ayuntamiento por la Fiesta 173 libras, de ellas, 3 lo fueron por el primer premio a la mejor anda presentada que fue la de San Juan de Prado, de los alcantarinos descalzos de San Onofre; el segundo premio, de 2 libras, por la imagen de la Virgen procesionada por los mercedarios del Convento de la Merced y el tercer premio se lo llevó el anda de San Felix de los frailes capuchinos (actual Asilo).

En 1731 Don Antonio José Cebrián y Don Vicente Peris, ofrecen todas las pagas atrasadas que les debe el Ayuntamiento como regidores de la ciudad, para la construcción de nuevos gigantes. Igualmente se conceden 12 libras para otorgar tres premios a las mejores imágenes a fin de que esmeren las comunidades y gremios en su participación en la procesión del Corpus.

En 1735 en la festividad del Corpus y su octava (ocho días antes) pagó el municipio 90 libras de la cera consumida por los 350 frailes de los conventos de la ciudad, el clero, los Cirialots, procesión y altar. Y otras 13 libras por componer la Custodia, andas de las imágenes, campaneros, riego y enramada de las calles de vuelta, músicos, limpieza, rogativas, etc.

En 1746 por orden de D. José Povo, alcalde Mayor de la ciudad se pregona un bando en el que se comunica al vecindario que debía mantener limpio el trozo de calle de cada casa por donde pasaba la procesión del Corpus, así como instaba a colocar cortinas, paños y otros tejidos en los balcones y ventanas.

En 1748, estando fuera del nicho la Virgen de la Seo y habiendo sido bajada la figura de San José de su Ermita, se decide que salgan en la procesión del Corpus de este año para que bendigan los aires y den consuelo al pueblo para término de los terremotos. Este año se notó carestía en la cera por haber subido su precio debido que con motivo de los terremotos habidos en la ciudad se consumieron cerca de 500 libras de ésta.

En 1750 se publican las Ordenanzas Generales para el gobierno político y económico de la Ciudad de San Felipe, aprobadas por el Rey Fernando VI, donde figura que para la Festividad del Corpus se convoca à las Casas Capitulares, à las ocho, y media; y passa el Ayuntamiento à la Colegial, à las nueve, acompañado de las Danzas, y Misterios; asiste à la Missa y por la tarde, à las cinco a la Procesión general.

En 1757 el padre Manuel Aliaga recordando que antiguamente se disponía de gigantes y cabezudos para el Corpus, regala seis cabezas de Nanos y se consignan otras 79 libras para confeccionar las restantes y sus adornos, estrenándose en la procesión de la Virgen de la Seo del 5 de agosto de ese año.

Los costos que ocasionaba la festividad eran sufragados por el Ayuntamiento, así se pagaban cera, cuerda de campanas, música, iluminación, salvas de artillería del castillo, misa, sermón, luminero, enramada, timbales, danzas, misterios, serpiente, la cabalgata del Convit o Degolla, Cirialots, premios, palio, llevar la Custodia, las andas y la Cruz, tropa, vergueros, etc. En 1757 consta una relación de 87 libras y 4 sueldos, junto con otra de 102 libras y 4 reales pagadas por éste, entre cuyos conceptos figuraban 1 libra, 1 real y 4 sueldos a los que llevan los timbales el día del Corpus por mañana y tarde, Cabo de octava, y día de San Pedro, 4 libras y 16 reales por llevar los tres tabernáculos, o las 37 libras de la danseta. Llevar una vara del palio era un honor y se las disputaban la nobleza y las autoridades. En compensación a los cada vez mayores gastos, el Corpus de Xàtiva atraía muchos forasteros a la ciudad.

En 1780 el Ayuntamiento acuerda cumplir con las premisas de la Real Cédula, que prohibía las danzas y los gigantes en las funciones eclesiásticas pero manteniendo las demás manifestaciones del Corpus como misterios y comparsas, con una inversión de 88 libras.

En 1791 las asociaciones de los tres barrios de Xàtiva comienzan a asistir con sus guiones y tabernáculos: el de Barreras con San Matías, el de Mercado con San Isidro y el de Ciudad con San José e igualmente concurren a la procesión las concordias de la Aurora.

En 1792 se acuerda que salga de nuevo la cabalgata del Convite o Degolla y demás danzas incluso los cabezudos, pero el gobernador suspendió el acuerdo municipal y el Ayuntamiento apeló ante la Real Audiencia del Reino.

En 1795 se registra un oficio en donde se le dice al Corregidor Gaspar Pascual de Bonanza, que por acuerdo del Capitán General se habían dado las órdenes para las compañías de tropa que debían acompañar al Santísimo Sacramento.

Los gremios, constituidos en Xàtiva desde principios del siglo XIV, desfilaban en el XVIII en la procesión, precedidos de sus estandartes y con las esculturas de sus santos titulares que eran llevados en andas sobre tabernáculos; igualmente lucían sus propias carrozas, danzas y músicas, compitiendo entre sí por destacar unos más que otros; así figuraban el de zapateros con las imágenes de sus patronos San Crispín y San Crispiniano; el de los sastres con su bandera de damasco rojo y galones de oro procesionando a las Santas Anastasia y Basilisa; los herreros con San Eloy; los cerrajeros con San José; los molineros con la Virgen de los Desamparados; los panaderos y los estudiantes con Santo Tomás de Aquino. Continuaban los carros triunfales o Rocas sobre los que representaban una especie de autos sacramentales conocidos con el nombre de Misterios, que posteriormente dejan de ser escenificados por personas y pasan a serlo con figuras estáticas de los personajes que intervenían en ellos.

Siguiendo el orden ocupado en la procesión, después de los gremios, y hasta el año 1836, cuando el 19 de Febrero se decreta la Ley de Mendizábal que desamortiza y pone en venta los bienes de las comunidades religiosas, figuraban las cofradías con los frailes de los nueve conventos masculinos existentes en la ciudad de Xàtiva en aquellos tiempos: los agustinos (Convento de San Agustín), los dominicos (Convento de Santo Domingo), los carmelitas (Convento del Carmen), los trinitarios (Convento de la Trinidad), los mercedarios (Convento de la Merced), los alcantarinos descalzos (Convento de San Onofre), los franciscanos (Convento de San Francisco), los capuchinos (Convento que actualmente es el Asilo de ancianos), y los cistercienses (Convento de Mont Sant).

En 1831, un mes antes de la celebración del Corpus, y con los gastos ya comprometidos por parte de una Junta que organizaba el acto, el arzobispo de Valencia publicó una pastoral prohibiendo la exhibición de gigantes, cabezudos, danzas, misterios, carrozas, la Tortuga y las Heroínas del Antiguo Testamento, por restar seriedad a la procesión, pidiendo la deliberación entre autoridades civiles y eclesiásticas para determinar lo que más convenga según las costumbres sin faltar a la devoción religiosa.

En este siglo XIX salía en el Corpus de Xàtiva una gran Tortuga con la figura de San Jaime montado a caballo con espada en la mano matando a un infiel en lo alto del caparazón; era propiedad del gremio de carpinteros; confeccionada en madera y otros materiales, iba provista de ruedas siendo arrastrada por personas desde su interior, las cuales lanzaban octavillas con poesías satíricas escritas en valenciano, así como golosinas y también serrín, todo lo cual producía expectación y regocijo en la vecindad. El 19 de marzo de 1922, en el Bellveret, se quemó a modo de falla esta Tortuga del Corpus dado que se encontraba desde hacía años en al Ermita de San José, arrinconada y en desuso por estar estropeada.

En 1877 después de la cabalgata del Convite o Degolla la víspera, se pasaba a realizar a las 8 de la mañana del día del Corpus una misa conocida como la de los ancianos a la que seguía a las 9 la Misa Mayor con sermón; por la tarde, a las 6 se celebraba la procesión general figurando los gigantes, cabezudos, la fragata Numancia, la Tortuga y el carro triunfal de los carpinteros, los demás gremios con sus santos patronos y generalmente con una banda de música acompañando cada uno. En 1888 el periódico El Clamor Setabense decía: Suntuosa ha sido este año la procesión del Corpus. Figuraban en ella 32 imágenes con ocho músicas, distinguiéndose entre todos los gremios que han figurado en ella, el de zapateros, albañiles y molineros por su numeroso acompañamiento. Detrás de dichas imágenes iban los que representaban las figuras del Antiguo y Nuevo Testamento, los ancianos y clero que llevaba en andas a S.D.M. Presidió la procesión el M.I. Ayuntamiento. El domingo siguiente se celebraba el Corpus en las parroquias de la Merced, Santos Juanes y San Pedro con una misa solemne por la mañana y procesión por la tarde, acompañadas de las Bandas de Música locales.

Entre los elementos característicos del desfile figuraban los gigantes y cabezudos. La grandiosidad de la procesión del Corpus de Xàtiva en aquellos años, hacía posible que las calles de Montcada y Sant Francesc, entre la Plaza de la Trinitat y la actual Plaça La Bassa, estuviesen totalmente ocupadas por el séquito procesional.

Los personajes bíblicos que figuraban en el Corpus de Xàtiva eran: Noé, conocido popularmente como El Abuelo del Colomet por llevar una paloma en la mano; Tobías que llevaba un pez; San Rafael; Josué, provisto de una espada con la que paraba el sol; los exploradores de la Tierra Prometida que llevaban un gran racimo de uvas; simbolizando la abundancia encontrada en ella; Moisés con sus Tablas de la Ley; Aarón con el palo y una serpiente de metal; Sansón, con un león de cartón debajo del brazo; Melquisedec, con el pan y el vino; David, con un arpa; Daniel con una cabeza de dragón; el toro y la mula; el Angel Bobo; Judit, con la cabeza de Holofernes; Rut, con un puñado de espigas; los 12 Apóstoles y junto a cada cual dos ángeles; los ancianos citados por San Juan el Evangelista en el Apocalipsis, conocidos popularmente como Els Cirialots que en número de 24 eran representados por figurantes provistos de sotanas, barbas blancas, coronas y gruesos cirios. Otros personajes del Nuevo Testamento que desfilaron según épocas fueron los Tres Reyes Magos con sus tres pajes con caballos y camellos de cartón; el Rey Herodes con soldados degolladores (de aquí el nombre popular de La Degolla) dos maceros y un pregonero que anunciaba la ejecución de los niños inocentes, según lo detallado en este pasaje bíblico; también San José y la Virgen con un borriquillo simbolizando la huida a Egipto.

Detrás de estos personajes desfilaba el cabildo eclesiástico arropando la Custodia Gótica de la Seo, donación a Xàtiva del Papa Alejandro VI; a continuación el Ayuntamiento con el Alcalde y los concejales acompañados de la Cobla Municipal compuesta de clarines, timbales y maceros; cerrando la comitiva la música.

A comienzos del siglo XX, en 1903, el Corpus de Xàtiva inicia su decadencia; dejan progresivamente de figurar en él más de 20 personajes bíblicos de los que anteriormente lo componían, entre los que estaban Noé, Abraham, Isaac y Moisés; los gigantes y cabezudos junto con el ángel y los ciegos se mantuvieron unos años más, para desaparecer posteriormente.

En 1911 se tratan en el pleno municipal para su aprobación las cuentas presentadas por D. Eduardo García por cera suministrada para el Corpus por valor de 425 pesetas y del alcalde padáneo de Torre de Lloris por 37,50 pesetas ocasionadas por la celebración de dicha fiesta en aquella pedanía.

En 1920 el periódico local El Heraldo en sus notas locales decía sobre la Festividad del Corpus: Sigue la decadencia iniciada hace tiempo, en lo que de pintoresca y típica tenía la fiesta en la calle. Dicen que son otras las costumbres y otros los gustos...”Aquel año la procesión, celebrada el jueves 3 de junio, a la que asistieron las autoridades locales, con corbata y guantes blancos, salió a las seis y media de nuestra Colegiata, cubriendo el recorrido las fuerzas del Regimiento Otumba y con la mayoría de las casas luciendo iluminación y colgaduras. Por la mañana, la Corporación, había asistido en la Seo a la misa de Corpus oficiada por el abad D. Pascual Bru.

En 1926 ya no se celebra la cabalgata del Convite o Degolla el día previo al Corpus. La Revista de la Unión Cultural Setabense Játiva insertaba un artículo sobre la Procesión del Corpus donde decía: Lástima que no respondiera la realidad a las esperanzas que se tenía!. Las fiestas del Corpus en Játiva han resultado este año muy deslucidas en lo que respecta a concurrencia de imágenes. Solamente desfilaron en la comitiva San Luís, la Inmaculada, la Virgen del Rosario y el Cordero Pascual y la Custodia... En medio de este enervamiento ha habido una nota de optimismo: la actividad desplegada por el joven médico Sr. Ubeda y Pérez, de la Cofradía de Minerva, a los trabajos del cual se debe el que salieran los personajes bíblicos que pusieron una nota de evocación de pasadas grandezas de esta fiesta. La procesión fue asistida por la tropa de guarnición en Xàtiva y una compañía de bandera y música cerraba el cortejo que presidían las autoridades.

Después vendría el periodo de la República y la Guerra del 36 que hicieron desaparecer completamente estos personajes, ciñéndose a la celebración en el interior de las iglesias como en 1933 lo reflejaba la prensa local indicando como la gran jornada católica del Corpus encontró marco espléndido en nuestra Colegiata y con referencia a la misma celebración en la Parroquia de Santa Tecla el programa contemplaba el canto de un solemne trisagio, sermón y procesión claustral distribuyendo cirios a los caballeros que desearan participar.

En los años 60 y 70 del presente siglo solamente desfilaban los cabezudos en la mañana del día del Corpus, y ocasionalmente se sacaban los gigantes pero a veces en número inferior a los ocho que los componían por la dificultad en encontrar portadores que los llevaran o por el deterioro de los mismos.

En 1970 la festividad del Corpus se inició con un acto a las 10 de la mañana en la Plaza de la Seo donde el Alcalde Sr. Ansuátegui pasó revista a la Guardia Municipal que estrenaba uniforme de moderno diseño para el verano. A continuación y desde el Hospital partió la comitiva de autoridades precedida de la Cobla y Maceros que hacía varios años que no salían en ningún acto oficial. En la Colegiata ofició la misa el Abad Mitrado D. Francisco Vicedo; a las siete de la tarde se celebró la procesión asistiendo la Corporación en pleno, Juez de Primera Instrucción y Capitán de la Guardia Civil, presidida por el Canónigo de la Colegiata D. José Soler, por haber marchado, camino de Roma, el Sr. Abad.

Actualmente la Festividad del Corpus ya no se celebra en jueves sino que ha pasado a hacerse el domingo siguiente, quedando sin efecto la orden del Papa Clemente V dada en el Concilio de Vienne en 1310, en la que ordenaba que su celebración fuesen cinco días después de la octava de Pentecostés.

En el año 1980, el Ayuntamiento decide encargar nuevas cabezas de Nanos para sustituir a las ya viejas y deterioradas de cartón piedra, encargándoselos al artista José Martínez Mollá que las confecciona en poliéster, recuperando así mismo la danza característica que queda encargada a la Escola de Danses de Xàtiva quien viene ejecutándola desde entonces.

Cuatro años después, en 1984 se hace lo propio con los gigantes rebajándose notablemente su peso con los nuevos materiales, dado que los anteriores, aunque venían saliendo en los últimos años, lo hacían en precarias condiciones y no en número de ocho por haber quedado ya alguno inutilizado; así mismo se recurre a nuevos portadores que llevan éstos con más dignidad a la vez que bailándolos más frecuente y majestuosamente.

Llegado el Corpus de 1989 aparecen en la procesión dos novedades espectaculares: las danzas de Els Cavallets y de Els Pastorets, la primera con un total de ocho componentes, con caballos de poliéster construidos por el artista local Paco Roca y llevados por los alumnos de sexto curso del Colegio Público Taquígrafo Martí y la segunda por los del Martínez Bellver, formada por cuatro alumnas y cuatro alumnos, por cierto que en el año 1995 es incrementada con ocho nuevas incorporaciones, pasando a ser dieciseis Els Pastorets.

En 1993 el Corpus cobra un nuevo impulso, otra vez con el apoyo de las Asociaciones de Padres de Alumnos de los colegios de Xàtiva y la predisposición de los profesores, al recuperarse nuevas danzas como La Magrana que es bailada por los alumnos del Colegio Attilio Bruschetti; Els Arquets, danza totalmente femenina cuya ejecución queda encomendada al Colegio La Inmaculada; El Paloteig, reminiscencia de danza guerrera que asumen los alumnos del Colegio Jacinto Castañeda; junto a estas danzas se incorporan también algunos de los personajes bíblicos que en otras épocas formaron parte de nuestro Corpus, así Las Heroinas: Celia, Jabel, Judith y Ruth, son representadas por las alumnas del Colegio Nuestra Señora de la Seo de las Dominicas de la Anunciata y Los Evangelistas: San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan, por los alumnos del Colegio Público Gozalbes Vera, los cuales junto con la Trilogía, que escenifican alumnas del Colegio La Inmaculada, compuesta por Abraham, Isaac y un Angel, completan este grupo, el cual desfila incorporado a la procesión religiosa y no junto al resto de componentes escolares que bailan las danzas, que lo hacen saliendo una hora antes, diferenciando así el elemento civil, folclórico y festivo del religioso.

El año 1994, se avanzó de nuevo en la ingente tarea de recuperación de danzas del Corpus, una vez más el profesor de historia y miembro de la Escola de Danses Sebastià Garrido, impulsa el rescate de La Moma que fue asumida por alumnos del Colegio Público Gozalbes Vera, constituyendo entre vecinos y visitantes una agradable novedad en la procesión contemporánea.

En el Corpus del año 1995, la procesión vuelve a rescatar antiguas danzas que se ejecutaban antaño como son la de Els Llauradors protagonizada por el alumnado del Colegio Claret y la de Els Turcs que ofrecieron los alumnos del Colegio Público Taquígrafo Martí en sustitución de la danza de Els Cavallets, que era la que desde 1989 venía realizando este centro escolar pero que desde entonces, por motivos técnicos, asumió la Escola de Danses de Xàtiva. Finalmente también constituyó una novedad la incorporación de El Dragón que en el siglo XIII ya salía representando a Satanás, el demonio o cualquier otra idolatría, portando un estandarte del Santísimo Sacramento; este fue llevado por alumnos del Taquígrafo Martí. También se pudo observar en la calle Corretgeria, frente al número 39 un tapiz realizado con pétalos de flores, costumbre que no se veía materializada en la ciudad. Y por el contrario, la enramada no se desparramó por el suelo de los Carrers de Volta por donde discurre la procesión, perdiéndose tan ancestral tradición.

En el año 1996 se rescatan para el Corpus Els Cirialots escenificados por miembros de diversas Cofradías de Semana Santa de Xàtiva, los cuales en número de 24 se integran en la procesión religiosa junto a los Evangelistas, la Trilogía y las Heroínas. Así mismo se ven después de muchos años sin su concurso, instalados en diversos puntos del recorrido de la procesión Els Altarets o Tauletes que en otro tiempo tuvieron gran importancia entre los miembros de los conventos de la ciudad y su vecindad, así como algunos tapices de flores. Este mismo año se constituye la Asociación del Corpus de Xàtiva, que con el patrocinio de l’Excelentísimo Ayuntamiento de Xàtiva organiza a partir de entonces todos los actos de la Festividad del Corpus, especialmente la Cabalgata del Convite y la procesión de las danzas y demás elementos bíblicos, continuando la custodia y los aspectos religiosos de ésta a cargo del cabildo eclesiástico.

En el año 1998, continuando en el afán de llegar a recuperar todo el máximo esplendor que tubo el Corpus de Xàtiva en siglos pasados, se pudo ver en la procesión tres nuevos pasos o grupos bíblicos, que se incorporan después de largo tiempo sin procesionar: el Arca de la Alianza, el Raimot (racimo de grandes uvas traído desde la tierra prometida) y el personaje del Rey David junto a Betsabé.

Un elemento característico de la procesión del Corpus, es la enramada efectuada por todo el recorrido que componen els carrers de volta. Se realiza con trozos de ramas de plantas como la murta, el hinojo, el romero, el laurel y otras hierbas aromáticas que se esparcen previamente al paso de la procesión religiosa. En ocasiones y dependiendo de la capacidad o voluntad de los vecinos por donde discurre el séquito, se esparcen desde los balcones, que en muchas casas aparecen adornados con sábanas bordadas, unos pétalos de rosas y otras flores desparramados al paso de la Custodia

Veintiuno son los puntos donde los componentes de los grupos ejecutan las danzas, distribuidos a lo largo del recorrido tradicional. Se comienza a las 18,30 horas en la Plaza de la Seo y se suele terminar, en este mismo punto, alrededor de las 22,30 horas, cuando la Custodia Procesional seguida de los miembros del clero con el Sr. Abad, la Cobla y los maceros, la Corporación Municipal y la Banda de Música, llegan de vuelta hasta la Seo, después de haber efectuado el trayecto en sentido contrario a las demás procesiones, porque dice la tradición que la custodia, con el Santísimo, debe entrar en la Colegiata aún con los rayos de la luz solar directa o indirectamente emitiéndose sobre ella. Encontrándose la puerta de nuestra Colegiata orientada hacia poniente, ello origina se realice esta vuelta al revés de cómo se llevan a cabo las demás procesiones.

Página web »

Programa

* PROGRAMA DE UNA EDICIÓN ANTERIOR *
(Hasta disponer del nuevo nos da una idea de los actos que se suelen hacer)


Procesión cívica en honor al Santísimo Sacramento presente en la Eucaristía.
En esta procesión, el día de Corpus, abundaban los personajes del Antiguo Testamento, los gigantes y los enanos, las danzas, las cofradías y los grupos de gremios locales, que junto al clero, la custodia y la autoridades, desfilaban por las calles de Xàtiva.


Fiesta introducida por:
Ayuntamiento

Comentarios sobre esta fiesta:
 


AVISO IMPORTANTE
La información de esta página es orientativa ya que nos es imposible contrastar los datos de todas las fiestas que recibimos. En caso de querer asistir a alguna fiesta recomendamos confirmar las fechas en la página web del ayuntamiento o de los organizadores.

Inicio | Buscar Fiestas| Zona de Ayuntamientos| Zona de Negocios| Contacto | Aviso legal
© 2014 Portal Fiestas